Diseñadora polivalente

Rebeca. Así me llamaron por la famosa película de Hitchcock. Creo que esto fue determinante en mi vida porque la pasión por el arte creció conmigo; cada vez que un lápiz caía en mis manos acababa dibujando algo.

Todos los test orientativos del colegio indicaban gran visión espacial, capacidad creativa y habilidad manual. Parecía que no serviría de nada resistirme…

Estudié y estudié para conseguir plaza en la Escuela de Diseño de Madrid, diplomándome cuatro años después.

Me considero exigente, organizada y comprometida. Me siento cómoda trabajando en equipo. Y, sobre todo, adoro el diseño en todas sus vertientes.

Gran amante del arte, el diseño y la fotografía. Perfeccionista y proactiva.

¿Qué hago?

Una vez me dijo un amigo: “diseño es diseño y, una vez que lo dominas, la diferencia entre diseñar un logo o un espacio es poca”.

Como aprender no debería tener fin, de forma autodidacta, he ido ampliando mis horizontes creativos. Me considero capaz de actuar como:

  • Diseñadora gráfica.
  • Diseñadora de arquitectura efímera
  • Diseñadora de interiores
  • Escaparatista
  • Escenógrafa
  • Decoradora

Filosofía

Encontrar soluciones, esa es la meta.

Coger un interior. Modelarlo y embellecerlo para que cuando sus usuarios  lo vivan  puedan decir “me siento feliz”.

Para llegar a este final perfecto el camino es el de escuchar e interpretar aquellos anhelos que darán solución al diseño.

Porque para mí el diseño es eso, soluciones. No es un extra que encarece el resultado, sino un proceso que se incluye en la fabricación.

El diseño es de todos y para todos.

Menos es más.

Ludwig Mies van der Rohe.